Los leones de las Cortes son Sevillanos

Noticia recogida en ABC de Sevilla el 16 de Febrero de 2011:

Los leones de bronce que custodian la entrada principal del Congreso de los Diputados nacieron en Sevilla en 1865, uno en mayo; y, el otro, en julio. El primero pesó 2.668 kilos y el segundo 2.219. Los trabajadores de la Fundición de Artillería rellenaron el molde de 2.276 piezas de 25 milímetros de espesor siguiendo los modelos que en 1864 hiciera el escultor Poncio Ponzano Gascón.
Los sucesores de la industria metalúrgica del XIX, la Federación de Empresarios del Metal de Sevilla, le llevaron al presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, una placa conmemorativa del XXXV aniversario de su constitución como organización. Se la entregó su presidente, Eusebio Gallego Hinojosa, que quiso también estrechar los lazos de los metalúrgicos sevillanos con la cámara baja de las Cortes Generales pues no en vano su entrada la custodian esas figuras que los madrileños conocen como Daoiz y Velarde. Desde hace siglos es una realidad la vinculación de Sevilla a la industria militar.
Desde la Real Fundición de Cañones y la Maestranza de Artillería, hasta la Pirotecnia Militar y la Fábrica de Fusiles en el siglo XIX, hasta llegar, ya en el siglo XX, a la Hispano Aviación y Construcciones Aeronáuticas, pioneras de la industria aeronáutica actual. La Federación de Empresarios del Metal de Sevilla se constituyó hace 35 años, como continuadora de la anterior Unión de Empresarios del Metal que representaba a la tradicional Industria Metalúrgica de Sevilla.


http://www.abcdesevilla.es/20110216/ciencia/sevp-leones-cortes-sevillanos-20110216.html

Sabías que...

Babieca, el fiel corcel de Rodrigo Díaz de Vivar, el "Cid Campeador", fue un regalo del rey poeta de Sevilla, Almutamid, como muestra de agradecimiento a la defensa y protección prestadas por el Cid en en la batalla acontecida en la ciudad de Cabra, frontera del reino taifa de Sevilla, ante la ofensiva de su vecino rey de Granada en coalición con el noble castellano García Ordóñez.