Monumento al Triunfo de Sevilla

Monumento al Triunfo de Sevilla

  "Sábado 1 de Noviembre de 1755...". Se celebraba en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla la misa del día de Todos los Santos, la tierra tiembla a eso de las 10 de la mañana. Se trataba del seísmo más cruel que ha vivido la Europa occidental, se estima que actualmente habría llegado en la escala Richter a 9 puntos.
  Aunque el epicentro estuvo en la falla Azores-Gibraltar, en algún punto del océano Atlántico, junto al Cabo de San Vicente, fue “bautizado” como “el terremoto de Lisboa”, ya que asoló dicha población con gran violencia. Cuentan los cronistas que el terremoto sacudió fuertemente a toda la península ibérica, alcanzó las costas de la Gran Bretaña por el norte, Marruecos por el Sur, llegando las olas del tsunami originado hasta el Mar Caribe.
  En Sevilla, el seísmo dejó seis personas fallecidas y un gran número de edificios maltrechos, cuentan los cronistas de la época
que se hundieron unas trescientas casas y cinco mil más fueron damnificadas. La fuerza del seísmo hizo que las campanas de la Giralda tocaran solas y que cayeran las bolas de acero que la adornaban. Aquí se dan cita, una vez más, Sevilla y la leyenda, llegándose a contar, por parte del vulgo, que se vieron a las Santas Justa y Rufina sujetando al antiguo alminar para que no cayese deshecho en mil pedazos -es por ello que, desde entonces se les representa de esa manera velando por la torre sevillana-. De los techos de la Catedral se desprendieron piedras, por lo que, la gente salió de ella despavorida. La Catedral quedó en mal estado, debido a ello, el Cabildo catedralicio decidió celebrar los Santos Oficios en el Colegio de San Miguel (de su propiedad y fundado por Alfonso X, el sabio), hasta la fecha del 28 de Febrero de 1756, como está grabado en una placa de mármol colocada en una galería del antiguo colegio, en el acceso a la Plaza del Cabildo.


" SABADO PRIMERO D NOVIEMBRE
D 1755 A LAS DIEZ DE LA MAÑANA
SE PADECIO VN TERREMOTO GENERAL
QVE EN CERCA DE VN QVARTO DE HORA
MALTRATO MUCHOS EDIFICIOS
ENTRE ELLOS NTRA. SANTA YGLESIA
Y EL CAVILDO SE PASO A CELEBRAR
LOS DIVINOS OFICIOS A ESTE COLEGIO
SIRVIENDOLE DE TEMPLO ESTA GALERIA
HASTA EL SABADO 28 DE FEBRERO
DE 1756 AÑOS"


  La misa interrumpida por el seísmo, ya pasado el espanto, se reanudó en una explanada de la entonces llamada Plazuela de la Lonja -en relación a la Casa de la Lonja actual Archivo de Indias- en la que se concluyó cantando el “Te Deum”, tradicional canto cristiano de acción de gracias.
 Se llevó en procesión la imagen de nuestra Señora de la Sede y se trasladó el culto a otra iglesia. El cabildo acordó que todos los años por estas fechas y en agradecimiento, se realizaría una procesión  desde la Catedral al monumento del Triunfo, donde se entornaría el "Te Deum". En la actualidad, se celebra en el interior de la Catedral y desde el Altar Mayor a la Capilla de la Antigua.
    En varias ciudades españolas, se conmemora este suceso, como ejemplos, el coro de campanilleros de la hermandad de Santiago de Castilleja de la cuesta cantaba una coplilla que decía así:
Terremoto de Lisboa 1755

En el día de Todos los Santos
a las diez y media la tierra tembló.
y la torre de San Isidoro
como una granada “toita” se abrió.

  Otro ejemplo sucede en Salamanca, en la víspera de la festividad de todos los santos, “el Mariquelo” se sube a la torre de la Catedral de Salamanca, para agradecer a Dios, que ésta apenas se viese afectada por el terremoto
  Volviendo a Sevilla, la Plaza del Triunfo ha tenido varios nombres a lo largo de su historia. En el s. XV, se le llamó Plaza de los Cantos, por ser el lugar en el que se depositaban los sillares y bloques de piedra en la construcción de la Catedral. En el s. XVI se denominó Plaza del Hospital del Rey por la ubicación del antiguo hospital de Ntra. Sra. Del Pilar, también conocido como Hospital del Rey (más tarde sede de la Diputación de Sevilla y actual “Casa de la Provincia”).
  Definitivamente, se le impondrá el nombre de Plaza del Triunfo, en 1757, al colocar en ella un monumento o “triunpho” con la imagen de la Virgen Mª -en su advocación del Patrocinio- y el niño Jesús en sus brazos, en el interior de un templete obra de José Tomás Zambrano, en cuya base hay esculpida una leyenda que reza así:

"Sábado, 1 de Nov. Año 1755 a las 10 de la mañana huvo general y pavoroso terremoto el que se creyó asolaba la Ciudad, y sepultaba a sus moradores en la ruina, pues se estremecieron violentamente los edificios cayendo algunos y parte de las iglesias. En la Patriarcal con espantoso horror llovieron parte de sus bóvedas, cayeron pilares de los elementos de su Torre. Siendo sin número el concurso nadie se sintió lastimado. En toda Sevilla solo 6 personas perecieron deviendo las demás sus vidas la Ciudad su consistencia al Patrocinio de la que es Madre de Dios y Misericordiosa María Stma. en cuyo honor y perpetuo agradecido monumento mandaron poner los Ilmos. Sres. Deán y Cabildo e hacer este Triunpho en el sitio mismo que se dixo la Misa y cantó Sexta en aquel día."


Sabías que...

Babieca, el fiel corcel de Rodrigo Díaz de Vivar, el "Cid Campeador", fue un regalo del rey poeta de Sevilla, Almutamid, como muestra de agradecimiento a la defensa y protección prestadas por el Cid en en la batalla acontecida en la ciudad de Cabra, frontera del reino taifa de Sevilla, ante la ofensiva de su vecino rey de Granada en coalición con el noble castellano García Ordóñez.